Se llama “cáñamo industrial” a las variedades de Cannabis sativa destinadas al uso industrial y alimentario. Estas variedades suelen contener un menor porcentaje de tetrahidrocannabinol (THC) que las destinadas al uso psicotrópico o medicinal. Aunque el nombre cientifico de la planta es Cannabis sativa, “cáñamo” es a menudo el nombre genérico usado para la especie, aunque también el nombre funcional de otras plantas diferentes con aplicaciones similares (como el “Cáñamo de Manila” o abacá).

El cáñamo y la marihuana son plantas similares, obtenidas de diferentes cruces y selecciones, que dieron lugar a variedades con características diferentes, y pueden seguir cruzándose entre sí. La marihuana es una variedad de cáñamo en la que se ha potenciado la concentración de tetrahidrocannabinol.

Se conoce el cultivo del cáñamo desde hace más de 5.000 años, se ha encontrado fibra de cáñamo en restos de localizaciones Euroasiáticas. Antes de su prohibición mundial, el cáñamo era una planta que se cultivaba no sólo por sus propiedades para alterar la conciencia , sino por los beneficios que se obtienen de las semillas, la pulpa y la fibra, se contabilizan alrededor de los 20.000 diferentes usos.

Algunos de sus usos: