LA FIBRA DE BAMBÚ

La fibra de bambú, es obtenida de la pulpa de la caña de bambú, que posee un elevado valor ecológico puesto que proviene de cultivos con ciclos renovables cortos y sin dañar el patrimonio forestal. Esta pulpa se refina a través de un proceso de hidrólisis- alcalinización y blanqueado. Es biodegradable y por tanto cierra el ciclo natural.

Además, la fibra de bambú es un material textil biodegradable al 100% por microorganismos y por el sol. La descomposición no causa ninguna contaminación al medio ambiente y se puede afirmar que la fibra de bambú viene de la naturaleza y regresa al final a ella, por lo que la podemos elogiar como la nueva fibra textil natural, verde y ecológica.

La fibra de bambú es de alta durabilidad, estabilidad y tenacidad. Además su capacidad de resistencia a la fricción permite una correcta y fácil hilatura, pudiendo hilarse sola o en mezclas con otras fibras como el algodón, yute, tencel, modal, entre otras; y es totalmente biodegradable.

A diferencia de algunas fibras que presentan funciones anti-microbianas, la fibra de bambú es natural y no requiere químicos, como las otras que sí reciben un tratamiento con químicos para lograr esa cualidad.

El bambú es confortable, ayuda a la regulación térmica y sirve para tener el cuerpo más fresco, seco, a buena temperatura e incluso es anti olor.

El bambú es una planta con un crecimiento muy rápido, está dentro de las platas de más rápida proliferación, lo hace sin pesticida o químicos, es 100% biodegradable y naturalmente regenerativa.

La fibra de bambú aplicada al tejido ofrece una sensación de frescura y libertad. Gracias a su estructura molecular, posee una gran cantidad de micro espacios y micro huecos que le otorgan su gran capacidad de absorción y ventilación, por lo que puede absorber y evaporar casi instantáneamente el sudor humano. Es como si la fibra estuviese respirando lo cual hace las prendas especialmente confortables en